Identidad

Escuelas Santísimo Sacramento es un centro concertado que promueve la educación integral de los alumnos y alumnas de acuerdo con una concepción cristiana de la vida.

Está regido por las Hijas de Mª Auxiliadora que junto con los demás miembros de la Comunidad Educativa (profesores, alumnos/as, padres, personal no docente), transmiten los rasgos característicos de la pedagogía salesiana.

Adoptamos el estilo educativo de Don Bosco y Madre Mazzarello que se caracteriza por:

El criterio preventivo por el cual hacemos propuestas de experiencias positivas de vida, les ayudamos a superar situaciones difíciles y a vivir en plenitud sus aspiraciones.

El ambiente educativo caracterizado por el protagonismo de los destinatarios, el espíritu de familia, el trabajo diario, la invitación a la creatividad, el clima de alegría y de fiesta.

La relación educativa personal que favorece el encuentro personal con cada alumno y se traduce en capacidad de acogida, diálogo, confianza y simpatía hacia el mundo.

La presencia-asistencia animadora de los educadores y educadoras entre los jóvenes.

La oferta de una experiencia de fe que se caracteriza por el encuentro con Dios en la vida diaria, la celebración de la fe, el devoción a María Auxiliadora, el sentido de Iglesia y las propuestas de compromiso cristiano.

San Juan Bosco

San Juan Bosco nació en Castelnuovo d’Asti, Turín, el 16 de agosto de 1815 en una familia de campesinos. Su padre, Francisco Bosco murió cuando Juan tenía dos años, y su madre, Margarita Occhiena, se quedó sola criando a los tres hermanos.

A los nueve años Juan tuvo un sueño, que marcaría su vida para siempre y que le reveló su misión: la educación de la juventud.

En junio de 1841 fue ordenado sacerdote y, viendo las necesidades de los chicos sin hogar, organizó un oratorio festivo que puso bajo la protección de San Francisco de Sales en uno de los barrios más pobres de Turín, Valdocco, donde los niños y jóvenes se reunían para jugar, aprender un oficio y dar catequesis.

De los primeros chicos surgieron los primeros colaboradores. Se desarrolló así el Sistema Preventivo, un estilo educativo y acción pastoral basados en la razón, la religión y el amor. Más tarde Don Bosco fundó la congregación de los Salesianos, dedicada a la educación luchando contra todas las formas de pobreza y tomando como propio el lema: “Da mihi animas caetera tolle”.

Junto a Santa María D. Mazzarello fundó el Instituto de las Hijas de Mª Auxiliadora y también creó los Cooperadores Salesianos.

A los 72 años, el 31 de enero de 1888, Don Bosco murió. Fue canonizado el 1 de abril de 1934.

En el centenario de su muerte, el Papa Juan Pablo II lo declaró “Padre y Maestro de la Juventud”.

Su cuerpo descansa en la Basílica de Mª Auxiliadora en Turín.

Su fiesta se celebra el día 31 de enero.

María Mazzarello

María Mazzarello nació el 9 de mayo de 1837 en Mornese (norte de Italia). Era una chica alegre, sencilla, amable y fuerte a la vez, entusiasta y muy trabajadora. Además de ayudar a su madre en las tareas de casa y a cuidar de sus hermanos (era la mayor de 9), trabajaba con su padre en la viña y tenía tiempo para ayudar a otras familias del pueblo, ser catequista de su parroquia y hacer grupos festivos con las niñas y jóvenes de su pueblo. Creció en la fe acompañada por sus padres y por Don Pestarino, sacerdote de su pueblo.

Con 15 años se inscribió en la Asociación de las Hijas de Mª Inmaculada. La grave enfermedad del tifus contraída a los 23 años tuvo en ella una fuerte resonancia espiritual: la experiencia de la fragilidad física, que por una parte la llevó a un abandono más profundo en Dios, y por otra la impulsó a abrir un taller de costura, para enseñar a las muchachas el trabajo, la oración y el amor a Dios. Todavía convaleciente de la enfermedad, tuvo la visión de un colegio con numerosas niñas y jóvenes y oyó una voz que le decía: “A ti te las confío”. Fue la Virgen María que le encomendaba la misión.

Contemporánea a Don Bosco, su ideal era dar posibilidades a las chicas para que pudiesen ser protagonistas de su crecimiento, en tiempos en que la sociedad no facilitaba a las jóvenes el acceso a la educación. Por eso, el 5 de agosto de 1872, junto con Don Bosco, inició el Instituto de las Hijas de María Auxiliadora- Salesianas. Como Superiora se mostró hábil formadora y maestra de vida espiritual. Tenía el carisma de la alegría serena, implicando a otras jóvenes en el empeño de dedicarse a la educación de la mujer.

Murió en Nizza Monferrato el 14 de mayo de 1881. Fue canonizada el 24 de junio de 1951.

Sus restos se veneran en la Basílica de Mª Auxiliadora en Turín.

Su fiesta se celebra el 13 de mayo.